Abad Soler, Ramón

Datos biográficos
Fecha de nacimiento
4 de julio de 1978
Lugar de nacimiento
Elche
Profesión
Trabajador de URBASER
Militancia
PSOE

ABAD SOLER, Ramón (Elche, 4-VII-1978)

 

"Nací el 4 de julio de 1978. Vengo de una familia que emigró a Elche en la década de los 60. Mi madre, Antonia, es de la provincia de Murcia, de Fortuna y mi padre, Francisco, es de Hondón de los Frailes. Se conocieron aquí y fue todo un poco a semejanza de la mayoría de personas que vivieron en esa época, no tenían oportunidades en sus pueblos y tuvieron que venir a Elche, porque en ese momento hubo una expansión de la industria zapatera bastante importante. Aquí se conocieron y aquí iniciaron un proyecto de vida. Somos una familia muy humilde y, prácticamente, toda la vida trabajando en la industria del calzado. En definitiva, una familia muy humilde y una familia de emigrantes que tuvieron que venir de fuera a que Elche le acogiese, y pronto tener un proyecto de vida y poder tener una familia y poder desarrollarse.

De mis abuelos paternos no recuerdo nada, porque mi abuela paterna murió un año antes de que yo naciera y mi abuelo paterno falleció siendo mi padre un niño, o sea que nada. Y en cuanto a mis abuelos maternos, sí que tengo recuerdos. Mi abuelo materno falleció hace 20 años, cuando yo tenía 23 años, y mi abuela aún vive, tiene 93 años. Ellos vivían aquí en Elche.

Mis padres tuvieron dos hijos, Francisco, que es mi hermano mayor, y yo. Fui el pequeño de la casa y me llevo cuatro años con mi hermano. Entonces, dentro de una familia humilde, con mucho sufrimiento, también en lo económico, uno va creciendo en la adversidad y va dándole mucho valor a las cosas. En aquella época, los pequeños heredábamos de los mayores todo, desde la ropa hasta los libros de texto del colegio. Al final vas un poco heredando todo.

 

Mis padres han sido toda la vida militantes de base del Partido Socialista, por eso me viene de tradición. La tradición política y el provenir de una familia humilde ha marcado mucho mi dirección política, y sobre todo, el valorar que en la vida sin esfuerzo, sin dedicación y sin perseverancia no se consigue nada, hay veces que la suerte es un elemento importante, pero la suerte hay que buscarla y se busca con trabajo, dedicación y esfuerzo.

Estuve en una guardería privada que estaba cerca de mi casa, vivíamos por la plaza de Madrid, en Carrús, y estuve en una guardería pero no guardo muchos recuerdos. Entonces, entré a párvulos, con 4 años, en el colegio público León Felipe, que es el que está en la plaza de Madrid. Al final es ahí donde uno se va forjando, son las cosas que te marcan en la vida, ese crecimiento y ese desarrollo con personas de un barrio muy humilde. Fuera del horario escolar siempre estábamos en la calle, y los juegos de la época eran el partido de fútbol por la tarde con los de la clase al lado, jugar a las canicas, a las peonzas, etc. Y al terminar ibas a casa a ducharte, cenar y prepararte para el día siguiente, porque no teníamos ni tabletas, ni ordenadores, ni consolas, ni nada de eso.

Todavía conservo amistades de mi primera etapa en el colegio, no te juntas todos los fines de semana, pero sí que hay tres o cuatro personas con las que guardas más la relación y siempre hay momentos especiales en los que te juntas con ellos y recuerdas aquella época. He de reconocer que en aquella época no fui buen estudiante y me costaba mucho sacar las cosas. Pero había una convivencia en la que existía una buena armonía y sí que interactuabas con tus compañeros del colegio. Estuve allí hasta los 14 años, hasta octavo de EGB.

Más tarde, pasé a un grado de formación profesional como auxiliar administrativo, estuve un año, pero no lo llegué a acabar. Y luego, entré a BUP, en el Instituto de Carrús, pero no terminé el bachillerato. Rápidamente tuve que empezar a trabajar, de bien joven. Mis padres por aquella época vendían en mercadillos ambulantes, y durante los días de vacaciones o incluso los fines de semana tenía que trabajar con ellos.

No acabé el bachillerato, porque abandoné los estudios muy pronto, con 17 años, pero luego los retomé. A mí, la historia, las letras, la filosofía y la literatura es algo que siempre me ha gustado, sobre todo la historia, me gustaba mucho.

Entonces, al salir del BUP entré en una escuela de oficios y lo combinaba trabajando en bares y discotecas los fines de semana. También hice un curso de albañilería y de cantería. Durante dos años estuve en esa escuela de oficios y al final, en esa época sin cualificar y sin nada, tenía que estar buscándome permanentemente la vida. Terminé el curso casi a los 20 años, y entonces, al terminar estuve en varios trabajos hasta que encontré uno más estable, que es cuando entré al servicio de limpieza a trabajar en 1998. En ese oficio estuve trabajando 20 años, por lo que ha sido mi experiencia de vida más reciente. He pasado por todos los turnos que hay en esa empresa: la mañana, la tarde y la noche. 

Me viene de familia la participación en los movimientos estudiantiles y los movimientos juveniles. He participado en ellos en todas las etapas, en el instituto y en la propia empresa a través del movimiento sindical. Me fui animando a participar en ellos y siempre he estado con un activismo bastante importante, por lo tanto, ese ha sido siempre el motor de mi vida, el participar en todos esos movimientos sociales estudiantiles y demás. Un día, no entendimos porque no había colegio y nos dijeron que había huelga general y que se paralizaba el país y que los colegios tenían que estar cerrados. En aquella época eso me despertó interés y, además, siempre he tenido un seguimiento de lo que había hecho mi hermano. Él también se inició en movimientos estudiantiles, juveniles etc. Ha sido todo fruto siempre del acontecimiento familiar.

Es por tradición. Mi padre participaba en los movimientos sindicales y políticos del final de la dictadura, y entonces eso se vio un poco reflejado en mi casa y se trasladó a la familia. Yo lo he vivido día a día y me afilié a las Juventudes Socialistas con 14 años. Por lo tanto, el hecho de participar en todos los movimientos sociales, estudiantiles, etcétera, era algo paralelo a mi afiliación política y a mí afiliación sindical y, por lo tanto, cuando entré a la empresa de limpieza, participé activamente con los compañeros del sindicato y estuvimos durante muchísimos años en labores sindicales.

En 2010 obtuve el título en Relaciones laborales por la universidad Miguel Hernández. Se despertó en mí la vocación de estudiar, muy tarde, estando casado y prácticamente a punto de tener mi primer hijo. Fue animado en parte por mi mujer, que me dijo que sería conveniente que completara mi formación, ya que la tuve que abandonar muy joven. Fue un sacrificio importante, porque trabajaba de noche y tenía que ir por la mañana a la universidad, y fue una etapa muy apasionante, muy bonita y pude completar la primera de las dos carreras que tengo. Empecé la diplomatura a los 27 años y la acabé en cuatro años, porque el trabajo no me permitió hacerlo en tres.  

Conocí a mi mujer porque tenía una cafetería y yo iba por allí, y al final acabamos saliendo juntos. Me casé en 2004 y ella ha sido el apoyo vital qué tienes que tener a lo largo de tu vida y seguimos siendo un matrimonio feliz, con dos hijos. Ella no ha sido una activista, tiene sus ideas, muy cercanas a las mías, pero no las ha prestado de forma tan activista. Es mi principal apoyo. Ella me animó para que estudiara, a que completará mis estudios y cualquier decisión que siempre he tomado, a la hora de participar más activamente o menos en política, ella siempre me ha apoyado y me ha dado su opinión, que, aunque no siempre ha coincidido con lo que yo tenía pensado, me ha apoyado. Ha sido junto con mis padres, el pilar fundamental de mi vida. Sin ella no hubiese reanudado mi etapa estudiantil, eso lo tengo asegurado casi al 100%.

Entre 2011 y 2015 tuve un periodo de responsabilidad pública en el que fui concejal del Ayuntamiento de Elche, precisamente con Miguel Ors, y estuvimos cuando Mercedes Alonso fue la alcaldesa de Elche. Estuve esos cuatro años en la oposición y ahora llevo estos tres últimos años como concejal del equipo de Gobierno, pero lo que ha sido participación activa en el partido, siempre he estado colaborando y participando. O bien como militante de base, o bien ejerciendo labores de responsabilidad en las distintas ejecutivas del partido. Me adentré en el partido en el año 96, cuándo cumplí 18 años y ahí me afilié al partido. 

Mi periodo en la oposición fue una experiencia buenísima, te permite tener el primer contacto con la responsabilidad pública y aunque fue en la oposición, tuve un primer contacto muy importante. La verdad es que fue una experiencia agridulce, porque suponía que después de 32 años en el gobierno, el Partido Socialista perdía la alcaldía. Pero a nivel personal, hubo que encajar la derrota, pero asumimos la responsabilidad con ilusión e intentamos defender el programa electoral y las ideas del partido en la institución municipal. En aquel entonces tenía 33 años.

En el 2014 me presenté a las primarias para ser candidato a la alcaldía de 2015 del partido, frente a Carlos González, y ganó él. Entonces de 2015 a 2019, no estuve en el Ayuntamiento y seguí trabajando en la empresa de limpieza, que no dejé ni estando de concejal en los años anteriores. Durante los cuatro años en los que no estuve en el Ayuntamiento, terminé mi segunda carrera, el grado en Ciencias Políticas y Gestión Pública. En ese momento el partido decidió que no siguiera en las listas, y uno está a disposición del partido para estar y para no estar, entonces, lo asumí perfectamente, sin ningún tipo de problema. 

Entonces, seguí trabajando e hice otra vez un esfuerzo y un sacrificio importante. Me volví a ir al turno de la noche y por las tardes me saqué el grado en Ciencias Políticas y Gestión Pública por la UMH, esta vez en el campus de Orihuela. En mi etapa universitaria coincidí con compañeros que ahora también tienen responsabilidades políticas de otros municipios, de diferentes partidos y conservo amistad con alguno de ellos. Acabé el grado a los 40 años.

 

Me inicié en las carreras por pasión. Mi pasión siempre ha sido la política, entonces decidí que era buen momento para completar mi formación con lo que más me gusta, que es la ciencia política y la gestión pública. Todo lo que son los temas de la ciencia política, la filosofía política y el derecho es algo que me apasiona mucho; también la historia política, la historia y la filosofía era algo que siempre me ha gustado y acabé la carrera en el 2018.

En marzo de 2019, el partido decide contar conmigo otra vez para que vuelva a estar en las listas electorales, en este caso de número tres. Volvimos a ganar las elecciones e hicimos el pacto de Gobierno con Compromís y aquí estamos desde entonces. Actualmente, tengo una excedencia en mi trabajo, porque ahora sí que me dedico plenamente a gestionar en el Ayuntamiento. Esta es una de las etapas más apasionantes de mi vida, porque los asuntos y concejalías que estoy llevando son de responsabilidad y es una etapa muy apasionante, también unida a diversos acontecimientos, cómo ha sido la pandemia y toda su gestión, y por lo tanto bastante apasionante.

Creo que, en el fondo, la gente sí que es consciente de todos los esfuerzos que conlleva la concejalía, lo que pasa que a veces hay sensaciones o comentarios y percepciones de que la ciudadanía no lo es. También ha habido mucha desafección política y muchas veces la ciudadanía no entiende el grado de responsabilidad que conlleva estar al frente de una institución pública. Pero yo pienso que la democracia está bastante consolidada y la gente valora la sociedad, valora en su conjunto el trabajo de responsabilidad de sus dirigentes políticos. En cualquier experiencia política siempre se tiene que haber pasado por una responsabilidad en tu ciudad y el Ayuntamiento, porque la cercanía es el problema inmediato. 

Ideológicamente me definiría como socialdemócrata pragmático, he pasado por muchas etapas en la vida. Al principio, cuando eres más joven, eres más inquieto, más revolucionario y crees que lo puedes cambiar todo, pero al final, con el paso del tiempo, vas adquiriendo la experiencia y encaras la vida de otra forma. Siempre me he definido políticamente de izquierdas, siempre he estado agarrado a esa idea política, creo que la socialdemocracia es el mejor elemento de transformación de la sociedad, respetando siempre al mercado, pero corrigiendo las desigualdades y luego siendo siempre muy respetuoso con todas las personas que procesan otras ideas políticas. He de reconocer que tengo amigos importantes, de los que se cuentan con una mano, que son totalmente opuestos a mi ideología política y no tengo ningún problema.

Nunca puedes tener perspectivas de futuro en la política, porque tienes que trabajar en el día a día, gestionar el día a día y sabiendo que es un contrato que firmas con la sociedad para 4 años y ya está. Mis perspectivas a día de hoy son seguir gestionando las concejalías que me dio el alcalde en 2019 con la misma ilusión, pasión y responsabilidad. 

Lecturas, películas, música y aficiones.

Mis lecturas siempre han estado vinculadas a todo el movimiento político, pero hay un libro de cabecera que es El Príncipe, de Maquiavelo, que siempre lo tengo ahí para echarle un vistazo. Porque al final Maquiavelo fue un poco el padre de la ciencia política, el primer politólogo y es en el que todos nos basamos y nos ideamos un poco. Además, los musicales siempre me han gustado mucho, cualquier película musical me ha gustado mucho. Y hay una película que me ha encantado, la saga por excelencia es la de El padrino, son de esas películas que te marcan, dicen que las segundas partes nunca fueron buenas pero la excepción es El padrino. Me gusta toda la música, desde la música más pop española de los 80 a los 90, pero también más allá. Al final uno escucha la música con la que ha ido creciendo y hay artistas que han pasado de generación en generación y te han ido gustando. Además, soy abonado del Elche, la verdad es que el Elche Club de Fútbol es parte de todos nos guste, o no, el fútbol. A mí sí que me gusta y he sido abonado del Elche y toca disfrutar ahora que estamos en Primera División, pero también hemos tenido épocas muy malas pasando por Segunda B y siempre hemos estado con ellos. Llevo más de 20 años siendo abonado de forma interrumpida, porque alguna temporada por lo que sea no me he sacado el abono, pero los últimos 20 años he sido abonado".

Entrevista de Javier Crespo Sempere, mayo de 2022.

Las imágenes exhibidas en esta página son propiedad de sus autores. Aquí se muestran exclusivamente con fines científicos, divulgativos y documentales. Cualquier otro uso fuera de esta página está sujeto a las leyes vigentes.