Club de Atletismo Kelme

Breve reseña: 

El club de atletismo Kelme comenzó su andadura en la temporada 1987/88 con algunos de los mejores atletas españoles de la época, sobre todo en medio fondo. La inciativa fue de Diego Quiles, uno de los propietarios Kelme quien quiso que la firma contara, de cara a las olimpiadas de Barcelona 92 con un equipo de atletismo propio.

Monografía: 

El club de atletismo Kelme comenzó su andadura en la temporada 1987/88 con algunos de los mejores atletas españoles de la época, sobre todo en medio fondo. 

La inciativa fue de Diego Quiles, uno de los propietarios de Kelme quien quiso que la firma contara, de cara a las olimpiadas de Barcelona 92 con un equipo de atletismo propio. Para ello contactó con el veterano entrenador Joaquín Villar quien junto con Antonio Sogorb dirigió el equipo durante dos temporadas.

La idea era contar con los mejores atletas españoles de la época en las pruebas más vistosas entonces, las de medio fondo, donde destacaban a nivel mundial los españoles José Manuel Abascal y José Luis González.

Finalmente consiguieron fichar a José Luis González (subcampeón del mundo de 1.500 m.l. en Roma 87 y 5 veces campeón de Europa de Pista Cubierta), Abel Antón (finalista de 5.000 m.l. en Roma 87 y campeón de la copa de Europa 87 de 10.000 m.l.), Domingo Ramón Menargues (4º en la olimpiada de Moscú 80 y 6º en la de Los Ángeles 84) y Javier García Chico (quien después sería olímpico en Seúl 88 y medalla de bronce de salto con pértiga en Barcelona 92).

Aunque no era la idea inicial de Diego Quiles, Joaquín Villar no perdió la ocasión de llevar al recién creado club a algunos de los atletas más destacados a nivel provincial y autonómico.

Los atletas ilicitanos que ficharon por este club fueron: Alberto Sola Torres (medio fondista), Pablo Alonso Martín (velocista), Antonino Martín Palacios (velocista), Andrés Canals Blasco (fondista), Ramón Javaloyes Vicente (medio fondista), Victoriano Fructuoso Antón (fondista), Isabel Marco Martínez (saltadora de Altura y Longitud). Todos ellos tuvieron la ocasión de compartir club y competiciones con algunos de los mejores atletas españoles y del mundo, gracias al patrocinio de Kelme y el buen hacer de Joaquín Villar.

Los hermanos Quiles a través de su firma Kelme fueron especialmente generosos con los atletas locales en lo referente a premios en competiciones, material deportivo y desplazamientos.

Tras las dos primeras temporadas, el club redujo notablemente su plantilla, quedándose tan solo con los atletas de élite internacional en la siguiente temporada, llegando a fichar al marroquí campeón del mundo de 1.500 m.l. Said Aouita.