Ibarra Blasco, Paulina "Narciso del Prado"

Biografía: 

IBARRA BLASCO, Paulina. Nacida en Elche en el último tercio del siglo XIX, casada con el abogado, músico y escritor de Benisa, Rafael Benavent Feliu. Paulina Ibarra escribió en la segunda década del siglo XX con el pseudónimo de Narciso del Prado en diferentes publicaciones: La Mujer Católica, Valencia (1912, 1915), Iris, Alicante (1913), La Alhambra, Granada (1913,1914, 1915, 1916), La Lealtad, Alicante (1914, 1915, 1916), El Correo, Alicante (1916), Rosas y Espinas, Valencia (1916). En 1910 publicó en Valencia un folleto de 55 páginas titulado "Un puñado de serpentinas.Cuadrito de Costumbres Regionales" (Valencia. Imprenta de F. Vives Mora).  En 1917, 21 artículos de prensa fueron publicados con el título de Artículos Morales (Valencia, Imprenta hijos de F. Vives Mora, 127 páginas). En 1918, publicó en la misma imprenta un volumen titulado Costas y Paisajes de la Marina de Alicante con descripciones del Mongó, Jávea, Cabo de la Nao, Moraira, Peñón de Ifach, Benisa, Fontilles, Altea, Benidorm, Villajoyosa, Sierra Aitana, Baños de Busot y Alicante. Mujer profundamente católica, hizo de la defensa de la religión su tema predilecto. Colaboró también con el semanario tradicionalista ilicitano La Defensa, dirigido por José Pascual Urbán.

Veamos un par de textos:

Alarma fundada

(...) Latente la cuestión, importantísima, por los daños que puede acarrear, el proyecto del Gobierno, decretando no obligatoria la enseñanza de la Doctrina Católica en las escuelas, nos alarma y trastorna, al propio tiempo que nos consuela, el grito de la España Católica, herida en el sentimiento más vivo que es su fe, su aspiración más hermosa, que es propagarla. No somos políticos, pero hay que serlo. Somos únicamente católicos, y si la actitud de los que nos gobiernan nos pone en alarma, hay que ostentar y pregonar muy alto nuestro nombre de cristianos, pidiendo que sea obligatoria, como siempre lo ha sido, la enseñanza de la Doctrina Cristiana en las escuelas; porque callar, sería una indigna cobardía. España Católica se ha levantado como un solo sér; la mujer, a quien la Iglesia llama el sexo piadoso, está demostrando, en esta ocasión, que lo es (...).

(Revista Iris, Alicante, 29 de marzo de 1913)

Pidiendo censura

"(...) Si del teatro pasamos al cine, ¿qué diremos?; o por mejor expresar, ¡cuánto callaremos! Mucho podríamos censurar en ese espectáculo sin luz, costumbre peligrosa; en él se exhiben y corren todos los riesgos finamente presentados entre la belleza de los paisajes; grandiosos monumentos; trajes y costumbres verosímiles e inverosímiles; ostentosas y preciosas escenas, en que se desarrollan los medios de hacer el mal y de aprenderlo, exceptuando rarísimas películas.

Las autoridades dignas y celosas del cumplimiento de su deber, prohiben la pornografía en tarjetas y periódicos; ¿por qué se tolera en cines y en teatros lo que no tiene nombre y es más temible, porque es con ademanes o hablado? Que se insista con denuedo pidiendo una censura que ponga fin a estos peligros para la inteligencia, verdadera atrofia del corazón. Que se establezca una censura enérgica que vigile y defienda los ultrajados derechos de la moral, ejerciéndose con verdadera equidad de conciencia y sin contemplaciones, para que acalle el grito de las heridas y malparadas costumbres que reclaman moral selecta y culta escuela".

(Rosas y Espinas, Valencia, junio de 1916).

Archivo fotográfico relacionado:

Comentarios

En el año 2009 publiqué una serie de cinco artículos sobre Paulina Ibarra Blasco en Canfali-Marina Alta. Si fuesen de su interés se los puedo facilitar. El esposo se llamaba Ricardo Benavent Feliu.